Saltar al contenido
Cupcakes y Tartas

Mis primeros cake pops: ¡ranas!

febrero 21, 2012
Receta Cakepops Rana

Pues si, ya estuve dando es tostón estos días por facebook con estos cake pops, pero es que era la primera vez que intentaba hacerlos y quería conseguir algo decente.

No tenía muchas opciones, recortes del bizcocho de chocolate de la tarta del lazo, queso crema en la nevera y candy melts verdes (los compré en Navidad, pensando que en vacaciones tendría tiempo de hacer cake pops navideños ¡Que ingenua!). Así que con verde, sólo se me ocurrían dos cosas (mi imaginación es limitada): ranas o marcianitos.

Ganaron las ranas. ¡Y quedaron muy simpáticas!

Gracias a ellas, hoy inauguro sección en el blog, “Ideas para Fiestas infantiles“. Y es son perfectas para un cumpleaños infantil, seguro que los peques quedan encantados! Es más, son tan sencillitas, que hasta los nenes podrán ayudaros a prepararlas. Emma, con sus 2 añitos y 4 meses, quiso hacer algunas ranas, ¿No están mal verdad?

Hay muchos tutoriales en internet sobre como hacer bizcobolas, yo os voy a contar los “tips” para que consigáis hacerlas a la primera sin demasiados problemas.

Lo primero que necesitamos es un bizcocho, yo aproveché los recortes de una tarta, lo pulvericé en la thermomix (20 seg en velocidad 6) y lo pesé.

Después pusé en un bol separado, queso crema (la mitad del peso del bizcocho) y eché la mitad en el bol donde tenia las migas de bizcocho.

Hay que mezclar, luego echar la mitad de lo que te queda, y seguir mezclando. Cuando puedas hacer bolas sin que se agrieten, tendrás la masa lista. Es importante ir poco a poco ya que un exceso de queso crema será fatal!!

También se puede hacer con buttercream, pero yo prefiero queso crema, eso ya es cuestión de lo dulce que las quieras hacer.

Llegados a este punto, hacemos las bolitas, yo las hice de 25 gramos cada una (las pesé) y las dejamos enfriar en la nevera, mínimo 2 horas, yo las dejé toda la noche porque no pude seguir durante ese día.

Una vez tus bolitas están frías, es momento de clavar los palitos! Para ello derretimos un poco de candy melts en el microondas. Este proceso también es delicado, ya que el chocolate se puede quemar. Depende del microondas y la potencia. Yo fui poniendo de 30 segundos en 30 segundos y parando para removerlo. Aproximadamente me costo 2 minutos derretirlo. Cuando están casi casi derretidos, con la misma cuchara se acaban de derretir al removerlo. Los candy melts son espesos, son parecidos a la consistencia de la glasa para delinear.

Llega el momento de clavar el palito, mojamos el palo en el bol de candy melt (alrededor de 1 cm) y lo clavamos en la bolita:

Los dejamos enfriar de nuevo, de forma que el chocolate del candy melt se sequé (esto evitará que las bolitas se derrumben). Yo los metí de nuevo en la nevera, una hora.

Pasado este tiempo, llega el momento de bañarlos en los candy melts. Aquí cometí un ERROR, y es que no saque las bolas unos minutos antes, y estaban demasiado frias cuando las bañé en el chocolate, esto hizo que “crecieran” un poco al templarse y aparecieran en algunos grietas en la cobertura… pero prometo mejorar la próxima vez en este punto!

Bueno suponiendo que sacamos las bolas 5 minutos antes, volvemos a calentar los candy melts con el mismo procedimiento y vamos mojando las bolitas una a una, dejandolas secar sobre una base de porexpan (o en su defecto podéis usar un calabacin, zanahoria… pero puede que se manche un poco el palito).

Llegado a este punto, tenemos un montón de bolas verdes, que, la verdad, están igual de buenas, pero son bastante aburridas… Así que para convertir nuestras bolitas verdes en ranas, necesitaremos 3 cosas:

  • fondant blanco
  • rotulador negro de tinta comestible
  • restos de los candy melts para pegarlos.

Mientras se secan los cake pops, vamos haciendo bolitas blancas con el fondant, intentando que sean del mismo tamaño. Que sean grandecitas, siempre podéis “probarsela” al cake pop a ver que tal le queda.

Cuando las bolas ya se han secado, volvemos a calentar un poco de candy melts, ponemos un poquito en la base del ojo y lo pegamos. Hacemos lo mismo con el otro ojo.

Por último, con el rotulador de tinta comestible, les pintamos los puntitos a los ojos y la boca. Aquí a vuestra elección, pueden estar contentos, tristes, sorprendidos…

Ahh!! No hubo ni un solo suicidio!! Todos sobrevivieron!!!

 

Bueno y hasta aquí mis primero cake pops, sé que podrían tener un acabado mejor, pero bueno, ya iremos perfeccionando la técnica. En mi familia triunfaron, el sabor les ha encantado a todos y son más “ligeros” que los cupcakes 🙂

Ahhhh!! Ya he puesto la fecha del primer curso de cupcakes en Valencia!! Yupi!!!! Podéis consultarlo aquí!

¡¡Y somos 801 en facebook!! ¡¡¡A los 1000 prometo un mega súper sorteo!!! 😀

Besitos!!

 

Post relacionados:

¡Estos cake pops hacen MUUUUUUU!
¡Cake pops de oreo!
¡Rainbow Cake Pops!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (19)

hola! me encanta tu página la he descubierto hace poco y me parece magnifica, me parecen muy originales tus ideas y lo explicas genial!, sigue así!!!

Responder

Hola! He hecho estos mismos cake pops pero no consigo luego pintar los detalles sobre el chocolate con el rotulador comestible. He estado leyendo que los rotuladores al ser al agua no funcionan sobre el chocolate… Con que tipo de rotulador los hiciste??

Gracias!!

Responder

Yo use uno normal, pero si es verdad que no siempre pintan bien. No he conseguido encontrar rotuladores para chocolate 🙁

Responder

puedes hacer candy melts en chocolate blanco y teñirlo de verde

Responder

si, pero con colorantes para chocolates

Responder

Te felicito, soy de México y voy a empezar y la verdad no se nada me encanto tu pagina muchas gracias.

Responder